19 octubre 2009

Historia de la Witbier

El estilo belga de cervezas "blancas" tiene su origen en la zona de Brabante, al este de Bruselas, y Lovaina, región de suelo fértil en el que crece la cebada, la avena, la remolacha azucarera y, sobre todo el trigo. Tanto el malteo como la fabricación de la cerveza han tenido que ver aquí durante los últimos seis o siete siglos. En una zona poblada por los celtas, se fundó en el siglo XV, un monasterio junto al cual creció el pequeño pueblo de Hoegaarden, cerca de Tienen. En el siglo XVI, Hoegaarden tenía ya su propio Gremio de Cerveceros. Resultó lógico que los cerveceros emplearan el trigo y quizá la avena propia de la región, pero no se sabe cuando empezaron a utilizar ingredientes más exóticos. Sin embargo, su uso no resulta sorprendente si se toma en consideración que en Bélgica era parte de los paises Bajos en el tiempo en el que fueros colonizadas muchas islas de las especias, entre las que se encuentra el territorio productor de naranjas de curasao.


En el siglo XIX, Hoegaarden era el centro cervecero de la región que se extendía hasta Lieja. Existían 30 cervecerías, y en todas ellas se producía cerveza "blanca".

Sin embargo, hasta la mitad de la década de 1950, después de las dos guerras mundiales y el declive de los estilos tradicionales, se dejó de producir cerveza "blanca" en Hoegaarden.De echo, desapareció casi por completo, aunque otras dos cervecerías de Brabante continuaron con su producción hasta finales de la década de 1970 y mediados de la de 1980. La cervecería de Kroon, en Neerijse, al oeste de Hoegaarden, produce todavía hoy una Double White dulce y asidrada.

Al principio de la década de 1960, Pierre Celis, que había vivido puerta con puerta de la última cervecería fabricante de cerveza "blanca" de Hoegaarden, se lamentaba de la desaparición del producto local. Celis había colaborado, en algunas ocasiones, con la cervecería, y había aprendido algunos procesos de elaboración. Decidió impulsar el renacimiento del estilo. Compró el equipo de otra de las cervecerías que habían cerrado y comenzó la producción de su cerveza "blanca" en 1966. Llamó a su establecimiento De Kluis (el claustro) como tributo al monasterio que había iniciado la tradición cervecera de Hoegaarden.

A mediados de la década de 1980, el estilo había ido ganado terreno y varios cerveceros de distintos lugares de Bélgica empezaron a producir cervezas "blancas". En el Flandes Occidental, la Dentergem Witbier de Riva tiene un sabor dulce de manzana y miel, y la turbia Brugs Tarwebier / Blanche de Bruges, de De Gouden Boom, tiene un acusado pero suave sabor a levadura (tarwe significa trigo). más tarde salieron al mercado la Steendonkss Witbier ( de Palm, en Brabante), seca, con aroma a hierba y a naranja; la más afrutada Blanc-ke ( de Van Honsebrouck, en Flandes occidental); la notablemente atrigada Haecht Tarwebier ( de Haacht, en Brabante), y la muy pálida y ligeramente perfumada Oudenaards Wit Tarwebier ( de Clarysse, en Flandes occidental). Mas tarde , Van Honsebrouck lanzó una ligeramente más herbal denominada Vlaamsch Wit / Blanche des Flandres. En el sur, la Brasserie de Silly llama Titje a su cerveza de trigo, aromaticamente afrutada, de paladar ácido y refrescante.

Entre mediados y finales de las decada de los 1980, varias cerveceras del pais vecino, al norte de Francia,empezaron la elaboración de productos semejantes aunque, por lo general, sin especias.

Al mismo tiempo, una o dos cervecerías holandesas lanzaron la cerveza de trigo al estilo belga, y en la actualidad existen en Holanda entre doce y cervezas de este estilo.

La primera se produjo en Heumen, cerca de Nimega (Genderland), en una granja-maltería y cervecería del siglo XVIII que cerró sus puertas en la década de 1920 para reabrir en 1984 con el nombre Raaf (cuervo), de manos de Herm Heggens y su esposa Rian. Posteiormente Raaf fue adquirida por Breda/Oranjeboon, la subsidiaria holandesa de Allied breweries, especialmente por su ácida y picante Witbier.

Heineken, a través de su subsidiaria De Ridder, en maastricht, ofrece la bien equilibrada Wieckse Wite. Tiene esta un color muy blanco, un sabor afrutado de melón, especiado intenso de cilandro, paladar ligero y refrescante y un seco bouquet final.

El mismo estilo se encuentra entre los productos de brewpub Maximiliaan, que se inaguró en Amsterdam en 1992. Esta cervecería, sita en 6-8 Kloveniersburgwal, en el centro del casco viejo, produce una amplia gama de cervezas sin filtrar.

En Bégica, entretanto, Pierre Celis fue adquirida por Interbrew, la compañía de Artois. Desde entonces, la cerveza ha perdido algo de su afrutada redondez, si bien debe ser considerada aún como ejemplo clásico de este estilo en el Viejo Mundo.

Dado que había exportado sus cervezas a Estados Unidos, Celis se tranladó a Austin, Texas, donde tenía algunos amigos, y en 1992 abrió allí una nueva cervecería. 

Extraído de www.bebebeer.com

3 comentarios:

Pivní Filosof dijo...

Es interesante mencionar que, si mal no me acuerdo, tradicionalmente las maltas de las Witbier eran "air dried", o sea, se secaban al aire libre.

María Silvina dijo...

Hola!
Te moesto nuevamente...

Estamos trabajando la comunicación de una cerveza, nos pasarías un email o teléfono para contactarte?
Gracías!
Saludos,
María Silvina.
mariasilvinagonzalez@gmail.com

Pedro Biehrman dijo...

María Silvina, podes escribirme a pbiehrman@hotmail.com Saludos

Pedro.-